¿QUIÉN GANÓ EN MADRID?

ayusoidisima001

Pongamos esto por delante: en Madrid, ante una Ayuso tan demente como la mayoría de sus discursos sugieren, el PSOE opuso un señor con tanto atractivo para el votante como un caracol marino. Gran parte de lo que el PP ganó, en realidad lo perdió el PSOE. Y hubo también, como era de esperar, un regreso al redil de antiguos votantes de Ciudadanos que han huido en desbandada ante el final de la aventura cuñada. Pero eso no explica realmente quién ha ganado, quiénes hemos perdido y, lo más importante: qué consecuencias puede tener esto.

1.- Idiotas, en el sentido etimológico

El mensaje de Ayuso, el mensaje ganador, viene a ser este: “es más importante poder irse de copas como si nada sucediese que los miles de ancianos muertos en residencias”. ¿A que jode leerlo así? Cuando la ojitos de cocaína gritaba eso de “socialismo o libertad” en realidad decía “viejos o cubatas”, y Madrid parece haber elegido los cubatas.

No es tan extraño. A fin de cuentas es el resultado esperable de dos rasgos característicos de nuestra sociedad neoliberal: la idiotez y el narcisismo. Juntos, y potenciados por el abrumador fracaso educativo de las últimas décadas, dan como resultado la idiocracia, es decir, el gobierno de los idiotas. En una palabra: Ayuso.

loca001

Dejadme que me explique.

En un post aún reciente hablé de malnacidos e idiotas. Expliqué la raíz etimológica de la palabra “idiota” (el que solo se preocupa de sí mismo, el que da la espalda a la comunidad) y cómo está directamente enfrentada al concepto clásico de “política” (“los asuntos de la polis”). Y puse, creo, negro sobre blanco, la íntima relación entre idiotas y neoliberalismo, que es la doctrina que pretende acabar con la comunidad y crear individuos aislados.

¿Cuál es la mejor receta para lograrlo? Bueno, si analizamos ese gigantesco laboratorio de idas que fue Un mundo feliz, de Aldous Huxley, vemos que al clásico díptico Panem et Circenses (pongamos por caso, fútbol y comida basura) el autor británico sumaba Soma, la droga de turno. Las drogas son extraordinariamente interesantes: el viaje que provocan es interior, y en tanto uno está encerrado en sí mismo es un idiota, es alguien cerrado a la comunidad. Que hoy en día esa droga se consuma en pantallas de teléfono en lugar de aspirada por la nariz es lo de menos.

Pero es que una segunda consecuencia del Soma de nuestros días, el amor por las pantallitas, es el narcisismo. Millones de individuos incapaces de razonamiento complejo tomando decisiones instantáneas sin demasiados matices (me gusta/no me gusta) y, por lo tanto, creyéndose con derechos innatos a opinar, a no ser ofendidos por la realidad y a divertirse eternamente. Adolescentes de 50 años. Narcisistas. Idiotas.

capitoliogilipollas004

El narcisista es el imbécil que vota a Ayuso. El narcisista quiere salir de copas y si unos cuantos viejos se mueren por ello, que se jodan, que son viejos y estorban. El narcisista odia a la izquierda porque es la voz de Pepito Grillo que le señala su reflejo deformado. Por eso el narcisista, en todas sus vertientes, se queja de “la superioridad moral de la izquierda”.

2- Idiocracia

Al final la idiocracia llegó a España. Era cuestión de tiempo. Si uno crea generaciones de idiotas, esos idiotas crecen y votan idiota. Crear un idiota no es muy complicado; en Europa tienes el ligero problema de la educación pública, pero los neoliberales ya se han encargado de menospreciarla, desmantelarla y someterla. Así, con planes de estudios especialmente pensados para crear individuos sin ningún amor por la cultura, te aseguras generaciones de futuros votantes. Añade a la mezcla medios de comunicación masivos dóciles y embrutecedores, anula toda posibilidad de socialización y ridiculiza todo intento de resistencia.

El resultado es Ayuso. Mejor dicho: sus votantes. Ni Mike Judge lo hubiera imaginado mejor.

idiotas001

¡Ostras, Joan! ¿Estás acusando de idiotas a los votantes de Ayuso?

Sí, eso hago.

¿A todos?

No, a todos no. También hay malnacidos. Pero son pocos, viven en el barrio de Salamanca y los conocemos.

Por otra parte, los malnacidos no me preocupan tanto. Son pocos y su maldad, aun siendo extrema (no pocos han abandonado a Ayuso para votar fascista) es previsible y fácil de combatir.

Los idiotas, por otro lado, son como un mono borracho con una navaja de barbero. Y esa navaja está oxidada y llena de Covid-19. Todos los que me preguntaban, no hace mucho, qué peligro podían representar los negacionistas y terraplanistas, tienen por fin su respuesta: esto es lo que pasa cuando los que votan son idiotas.

3.- ¿Debería preocuparme?

Puede que creas que Madrid te queda lejos. Puede que leas esto desde Argentina, desde Chile, desde Estados Unidos. Y pienses que no es tu problema. Pero si te lo planteas en serio, te das cuenta de que no es así. De que el gobierno de los idiotas está muy cerca; posiblemente llamando ya a tu puerta. Déjame que te ponga ejemplos: Trump. Bolsonaro. Macri. Iván Duque.

Puede que creas que eso nunca va a pasar en tu Euskadi, en Catalunya, en Canarias. Déjame decirte que te equivocas. Va a pasar. En realidad, ya está pasando.

En todas partes, la política, el voto, se ha vuelto un asunto emocional. Votamos incluso contra nuestros propios intereses. ¿Cómo explicas que votantes de los cinturones industriales de Barcelona, de clase obrera, votaran a Ciudadanos, un partido de derechas que proponía rebajar impuestos a los ricos? Porque votamos por emociones, y una de las más importantes es la rabia.

negacionistas001

Y las redes sociales son un nido de rabia. Un amplificador de ladridos e insultos. Nunca el lugar en el que razonar con argumentos. Va a pasar en tu zona. Ya está pasando. Seguirá pasando. Cada vez más.

¿Quieres evitarlo? Cierra tus redes sociales. Es la única manera. No, no hay medias tintas. CIERRA FACEBOOK. Elimina o desactiva tu cuenta. CIERRA TWITTER. Deja de entrar en el círculo vicioso de la rabia. Vive tu vida fuera de la pantalla. Acude solamente para leer contenido que no te tome por idiota.

Pero no te asustes cuando veas al próximo malnacido salir escogido. Es el signo de los tiempos.

Publicado por

taodelsurfing

Traductor. Escritor. Surfista cuando puedo. Loco por el cine, la ciencia ficción, las ballenas, las tablas setenteras, el Rock'n'Roll y el curry (no por ese orden).

9 comentarios en “¿QUIÉN GANÓ EN MADRID?”

  1. Gràcies Joan per l’aportació de comprensió de la realitat en la que vivim (mal). Òbviament, es podria enriquir amb molts més detalls producte de l’estudi sociològic, antropològic i polític, però l’esforç de contribuir honestament a una comprensió, el mínim és agrair-lo. Una forta abraçada

    Me gusta

  2. Me ha gustado tu análisis, Joan, y me ha traído a la memoria a Juan José Millás, el cual, en una reflexión que hizo en la radio decía que”todos llevamos a un idiota dentro que se deja ver de vez en cuando, el problema es que en la actualidad muchos han sacado a su idiota y lo llevan fuera permanentemente”. Pues eso.
    Un saludo y gracias por compartir tus interesantes reflexiones.

    Me gusta

  3. Esto es Idiopolis.
    Da igual que un idiota sea de derechas o de izquierdas. En el momento que la idiotez rige las normas, no queda lugar a la distinción.
    Hace mucho tiempo que los políticos dejaron de existir.

    Me gusta

    1. Si hablamos estrictamente de derechas e izquierdas en el sentido moderno del término, es decir, en relación a su lugar con respecto a los medios de producción y su defensa de clase, sí, tienes toda la razón, El problema es que gran parte de la derecha actual ya no se encuentra en ese lugar, sino instalada en plena posmodernidad política, es decir, en el neo (ultra) liberalismo. Y esa es una ideología específicamente de idiotas.

      Me gusta

      1. Vengo a decir que, muchos de los políticos que se consideran de izquierdas en realidad viven de manera neoliberal y están sumidos en el neoliberalismo como el que más lo pueda defender. Por mucho que aboguen por ideas de otra catadura, finalmente reaccionan y se comportan socialmente como borregos.
        Osease, Idiopolis. Toooooodos idiotizados, tanto de un lado, como de otro.
        Se salvan 4.

        Le gusta a 1 persona

  4. No soy fan del PP pero creo que tu visión deja mucho sin tratar.
    ¿Porque estamos matando a los viejos tomando copas pero no los matamos en el transporte público?
    Porque si una cosa la autoriza el gobierno de Ayuso es mortal pero cuando lo hace el gobierno de Sanchez no?
    Y ¿crees que la gente reduce su voto a “me dejan salir de copas”?
    Estoy seguro que unos cuantos de esos escaños no salen.
    Deberíamos ver también si quizá desde la política del resto de partidos no se ha transmitido bien el programa o si ha dejado de ser creíble por actitudes o respuestas incumplidas.
    A mi me convenció mucho mas “Más madrid” que Podemos, al menos en esta ocasión. Su discurso es más limpio y no ha caído en mentiras, incoherencias.
    Creo que ha sido más error nuestro como dices que victoria suya.

    Me gusta

    1. Si te fijas, ya digo al principio que ha habido mucho de derrota de unos, más que de victoria de otros. Eso no quita que una parte gigantesca de la población ha votado contra sus propios intereses. Y es de eso de lo que va mi artículo: la de la idiocracia. No hay como releer a Adam Smith para notar lo alejados que están de él estos que dicen llamarse “liberales”. Dicho esto, la “izquierda” madrileña (y española) es bastante penosa. Probablemente yo también hubiera votado Más Madrid. De hecho, me da que el trasvase de votos en la izquierda ha sido precisamente ese.
      AÑADO: la gestión de unos y otros en la crisis del COVID ha estado plagada de cagadas, pero la diferencia entre la de Ayuso y las otras (todas, aquí no entro en colores políticos/CCAA/Estado central) ha sido el mensaje de fondo. Socialismo o libertad es, básicamente, una fórmula para meter miedo… cuando uno mismo es el ogro. La gestión sanitaria de la CA de Madrid ha sido desastrosa, y ha sido deliberadamente desastrosa. Ese es el quid.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s